3 signos que no saben perder, siempre quieren ganar

20220606114434

La verdad es que a nadie le gusta perder. Al que le guste, que tire la primera piedra. Pero no siempre es posible salir victorioso en la vida y esto hace que nos sintamos frustrados. En todo caso, unos signos encajan los momentos de derrota mejor que otros.

Hemos localizado a 3 signos del zodíaco que no soportan perder. Para ellos es muy importante conseguir lo que querían y es posible que lleguen a meterse en problemas al tratar de salirse con la suya. Si quieres saber si perteneces a uno de ellos, continúa leyendo.

Tauro

Quizás se trate de uno de los signos más conflictivos del zodíaco, por lo que sería incluso extraño que no estuviera entre los 3 signos que no saben perder. Después de todo, este signo tiene una fuerte personalidad que hace que resulte difícil de tratar. Pero, por supuesto, no se puede dejar de mencionar que es un signo tranquilo y persistente.

En general, a este signo le gusta conservar los bienes materiales, porque le gusta presumir de sus logros. Este es uno de sus mayores placeres.

Por eso, cuando no puede alcanzar un objetivo, no suele afrontar muy bien la situación. Al fin y al cabo, está acostumbrado a ganar y a imponer su voluntad.

En este sentido, el signo Tauro puede llegar a perder el control cuando pierde, porque además, recuerda todo el esfuerzo, determinación y fuerza de voluntad que ha necesitado para alcanzar sus metas. En otras palabras, Tauro es muy exigente consigo mismo.

Cualquier tipo de cambio puede provocarle angustia, en lo que respecta a los asuntos materiales o a las relaciones en general. Por eso, cuando pierde se frustran enormemente, hasta el punto de perder el control, aunque se trate de una persona por lo general amable y comprensiva.

Aries

Otro guerrero que no podíamos dejar de mencionar aquí es el signo de Aries. A pesar de tomarse la vida con un gran sentido del humor, este signo no puede evitar sufrir algún tormento. Para él, enfrentarse a una derrota supone un momento de crisis.

Cuando esto ocurre, el ariano suele sufrir demasiado. Y es que esta situación acaba interfiriendo en su autoestima y en su autoafirmación en el mundo. En general, este signo da mucho valor a su individualidad, lo que en algunos momentos puede sonar a egoísmo.

En este sentido, los nativos de Aries pueden ser muy competitivos e incluso pueden parecer autoritarios en ocasiones. También les gusta ser resistentes. Por lo tanto, la victoria es muy valiosa para ellos.

Sin embargo, como cualquier otra persona, también sufre contratiempos. Al fin y al cabo, está claro que esto forma parte de la vida y es necesario pasar por ello para hacerse más fuerte. Pero no le resulta tan fácil enfrentarse a estas situaciones.

Aries suele ser muy ambicioso, lo que puede llevarle más allá de sus límites. Por eso, cuando surge una derrota, por pequeña que sea tiende a ponerse de mal humor y esto es algo que no puede controlar. En estos momentos, agradecerá que le tiendas la mano y alabes su fuerza, su valor y su determinación. Después de todo, los arianos son vanidosos y les gusta que se hable bien de ellos.

En otras palabras, si puedes, llénale de halagos, porque se sentirá encantado. Esto, sin duda, suavizará el momento, ya que no soporta perder. Para él, todo es una competición, de la que debe salir victorioso.

Capricornio

Es hora de hablar del capricorniano, el rey del orgullo. Este signo odia ceder, incluso cuando no tiene la razón. En general, siempre está buscando nuevos retos, y cuando invierte en uno, solo quiere ganar.

El signo de Capricornio tiene muchos objetivos en su vida y sus dificultades para aceptar la derrota son evidentes. No sabe perder, así que volverá a la lucha una y otra vez, porque quiere ganar como sea. Esta actitud puede acabar convirtiéndose en una obsesión.

Como es sabido, Capricornio es el signo de la seriedad. Por ello, sus nativos suelen ser trabajadores, constantes, persistentes, obstinados, ambiciosos, astutos y poseedores de una fuerza de voluntad inigualable. Todo lo que hacen se lo toman en serio, porque su objetivo es siempre conquistar sus objetivos, así que si hay una derrota, no podrán afrontar la situación. Esta es una fuerza que no poseen (la de tener que aceptar que han perdido). Por eso, a la hora de alcanzar una meta se muestra obstinado y orgulloso.