6 cosas por los que es casi imposible entenderse con un Piscis

hombre mujer felices 59

Los piscis son naturalmente imaginativos y emocionales y es frecuente que oculten sus pensamientos al mundo. También son personas amables y cariñosas, con un corazón de oro, pero en algunas ocasiones llegan a sentirse atrapadas por sus propias emociones y pensamientos contradictorios. Tienen un mundo interior muy complejo por explorar y les gusta escapar de la realidad para hacerlo. Definitivamente, Piscis es el signo soñador del zodíaco y tiene una fuerte vena creativa.

Sin embargo, a menudo se sienten incomprendidos por la gente de su entorno y experimentan una gran frustración cuando creen que no se les escucha. Los piscianos tienen mucho que ofrecer al mundo y realmente, todos podemos aprender grandes cosas de este signo altamente intuitivo. En este artículo te mostramos las 6 cosas que hacen de este signo alguien difícil de entender. De esta manera podrás gestionar mejor tu relación con él.

1. Se guardan cosas para sí mismos

Quieren que la gente los comprenda, pero no siempre saben cómo expresar lo que sienten o necesitan. Pasan mucho tiempo inmersos en sus propios pensamientos y esto dificulta el contacto con otras personas. Tarde o temprano se abrirán a los demás, pero necesitan tiempo para ello.

Si quieres ganarte su confianza, tienes que tratarlos con cariño, respeto y comprensión. Son personas que se agobian fácilmente y se encierran en su creatividad e imaginación. Comienza a hablar de asuntos relacionados con la fantasía, el arte o la creatividad y verás cómo se animan y se unen a la conversación.

2. Los piscianos suelen huir de la realidad

Es fácil que los piscianos pierdan el interés por el mundo moderno, que está lleno de reglas y les resulta extenuante. El mundo se mueve con tanta rapidez que les cuesta seguir el ritmo, por lo que suelen evadirse hacia la comodidad de sus propios pensamientos.

Los piscianos no quieren parecer distantes o maleducados, pero el mundo les cansa y agota su inspiración. Si entiendes esto, te será más fácil tratar con tus amigos piscianos cuando se adentren en sus sueños.

3. Quieren estar con la gente, pero temen que les hagan daño

Los piscianos son tan bondadosos que la gente suele aprovecharse de ellos. Quieren tener relaciones estrechas con la gente, pero como ya les han herido en el pasado, no logran deshacerse del miedo a que esto vuelva a suceder. Pero si les das una oportunidad, podréis tener una hermosa relación, tanto romántica como platónica.

4. Son muy emocionales

Los piscianos son muy emocionales y entregan su corazón a quien creen que se lo merece. Se enamoran con facilidad y eso hace que salgan heridos a menudo. Siempre intentan ver lo mejor de cada persona, incluso después de que les hagan daño. Sin embargo, una vez que descubren su lado malo, Piscis perdonará, pero no olvidará.

Los piscianos se entregan a las relaciones con grandes expectativas y esto hace que se sientan decepcionados con frecuencia. Quieren creer en los aspectos positivos de la gente, pero a medida que son defraudados, su paciencia y su esperanza comienzan a disminuir.

5. Necesitan pasar tiempo a solas

Los piscianos se ven fácilmente sobrepasados por los estímulos del mundo actual y necesitan mucho tiempo para desconectar y recargar sus energías, lejos de los conflictos externos. Sin embargo, también necesitan la conexión, apoyo y amor de los demás, es decir, es preciso que encuentren el equilibrio entre el tiempo que pasan solos y el tiempo dedicado a las relaciones sociales.

Tanto si eres amigo de un pisciano como si eres su pareja, no dejes que se evada demasiado. Un pisciano necesita sus relaciones, pero también su tiempo de soledad. Respeta esta necesidad de tiempo y silencio y recuérdale que estarás ahí si te necesita.

6. Son muy independientes

A los piscianos les encantan las relaciones estrechas, pero en el fondo, se las arreglan mejor solos. Les agobian las expectativas puestas en las relaciones y a veces necesitan tiempo para recargar su energía y centrarse en lo que les hace felices.

No es que quieran alejarse de los demás, pero en algunas ocasiones les falta energía para dedicar a otras personas o a determinados asuntos. No les gusta depender de los demás y prefieren utilizar sus propios recursos y capacidades para llevar las cosas a cabo.