Hombre Aries y Mujer Virgo: Compatibilidad en Amor, sexo y amistad

M. Neira | 07 Junio 2021

hombre mujer felices 43

Debido a una conexión intensa entre signos, a la que Aries y Virgo corresponden, tienen una energía muy poderosa que los lleva a una relación armoniosa juntos. Todo esto, pese a que tienen pocas cualidades en común, aun así, no les impedirá ser un gran dúo, no sólo eso, sino que desarrollan gran respeto uno del otro, y pueden percibirse como iguales. Lo mejor para ellos será estar involucrados en una amistad, de hecho, es extraño que pasen la barrera a convertirse en pareja, pero si esto ocurre, tienen muchos aspectos a su favor.

Aries y Virgo son muy distintos, él es un hombre tosco, impaciente y que actúa sin medir las consecuencias, generalmente hará todo bajo impulsos. Por ello, es quien lleva la delantera siempre que alguien le llama la atención, será el primero en acercarse, para él no vale la espera. También observamos que Aries es adicto a la competencia, le gusta sentir y demostrar su poder, su mejor manera de hacerlo es mediante este tipo de actividades. Además, le encanta trabajar duro, en esta labor, desarrolla su disciplina y muestra cuán constante puede ser, sin agotarse.

La mujer Virgo, por el contrario, posee muchas virtudes que para ella es complejo notar, esto se debe a que se exige demasiado, nadie más que ella se juzgará tanto. Es una mujer aplicada en lo que le gusta, no se permite que algo salga mal o que no salga cómo ella espera, hasta que no roce el límite de lo perfecto, no estará satisfecha.

Las relaciones amorosas no son la fortaleza de la mujer Virgo, pues le toma trabajo relacionarse o considerar su valor como para saber que hay personas afuera interesadas por conocerla. Esta barrera que crea, le imposibilita conocer posibles parejas, además de estar constantemente sumergida en el trabajo. Aunque es muy destacable en todas sus actividades, no le gusta ser el centro de atención y lo evitará a toda costa, siendo humilde ante sus habilidades y triunfando de forma silenciosa. Le agrada sentir que es una persona productiva, atendiendo los detalles de forma minuciosa, pero eso sí, odiará que se le reconozca su trabajo en público, sintiéndose expuesta en lugar de halagada.

Es extraño que un Aries y una Virgo comiencen a relacionarse desde un inicio de forma amorosa, seguramente pasarán por una fase extensa de amistad y luego, quizá con el tiempo surja una atracción. Todo esto se debe a que generalmente Virgo no va a lugares a los que pueda conocer personas y aprovechar para coquetear, el lugar más propenso para ella conocer e interesarse por alguien sería el trabajo, que es donde ocupa más tiempo. Asimismo, Virgo no notará a Aries atractivo en primera instancia, sino que podría parecerle grosero, jamás se acercaría a alguien como él de forma voluntaria.

Por otro lado, en un área de trabajo llamaría sin duda su atención, por la pasión que él ejerce cuando de trabajar se trata y por toda su disciplina. Llegando al punto de respetarse ambos por sus niveles laborales, siendo grandes compañeros, que con el tiempo podrían pasar a algo más intenso.

Las cosas no irán nada bien en el sexo, son incluso más aislados de lo que esperarían, Aries es apasionadamente ardiente, gusta de explorar su masculinidad. A lo que Virgo no corresponderá del todo, ella es más sutil, le gusta llevar las cosas de forma pausada, desde el sentimentalismo, así que la actitud de él, en lugar de excitarla, podría ahuyentarla.

Ambos tienen muchas cualidades que podrían explotar uno del otro para complementarse, en caso de llegar hasta el punto de unirse como familia. Si gestionan muy bien sus diferencias, sería mucho el provecho que obtendrían, ya que uno puede hacer lo que el otro no, tienen habilidades y pensamientos distintos, lo que podría ayudar a completar lo que el otro no posee.

Es un gran contraste que en muchos casos funciona, en este, Aries es el más atrevido y valiente, pudiendo enseñar un poco de ello a Virgo. Mientras que ella es estratega, seria y tranquila, de lo cual podría aprender él, para llevar la vida con más calma. Son estas mismas características y apegarse a ellas con el paso del tiempo, lo que los llevará a entenderse mejor, aceptarse y respetarse por ello.

Durante un matrimonio o ejerciendo la paternidad, también funcionan perfectamente equilibrados, aunque los dos son estrictos en este particular, pueden ofrecer distintos recursos para sus hijos. Extrañamente, Aries será quien tenga el poder de alivianar la tensión que genera la crianza, pues Virgo puede frustrarse fácilmente cuando una situación excede sus niveles de estrés. Sin embargo, será una madre amorosa y empática con sus hijos, intentando siempre ponerse en sus zapatos, creando un balance con el carácter de él.

El trabajo será donde alcancen su capacidad máxima de entendimiento, donde las diferencias sean más relevantes y se conviertan en una gran ventaja. Uno completa al otro, mientras que Virgo es tan trabajadora, en ocasiones deja de aventurarse a proyectos por temor o falta de iniciativa, a lo que Aries responde muy bien. Así que contando con él, sabrá que puede dar el siguiente paso sin problema alguno.

Aries será quien se ocupe de calmarla en grandes momentos de ansiedad, así como guiarla en aquello que es importante desempeñar. Muchas veces, Virgo se fija más en los detalles, que en los aspectos que podrían ser más grandes y relevantes, perdiendo un poco el rumbo. Sin embargo, no es del todo negativo si trabaja con Aries, quien nunca se ocupa de las correcciones, y suele trabajar apresurado con el fin de ser el primero y más veloz, descuidando la calidad del mismo. Los dos son una buena pareja de trabajo que hará el proceso completo y en orden.

hombre mujer felices 45

Aunque en ocasiones Aries puede buscar el conflicto, no pasará mucho con Virgo, sobre todo porque ella no es de involucrare en asuntos tediosos y suele alejarse de los problemas. De todas maneras, tendrán diferencias que los lleven a discusiones, es normal y algunos aspectos serán más recurrentes que otros.

El sexo podría ser uno de ellos, ambos manejan ritmos distintos y tienen ideas muy aisladas en cuanto qué hacer para disfrutar del sexo. Aries se agotará de esperar a que ella ceda ante sus deseos, pero debe entender que simplemente tienen gustos distintos.

Para él, esta es una experiencia divertida en la que debe explorar de todo un poco. Mientras que Virgo lo toma como un plus en la relación, un acto para sellar todas sus emociones y que puede llevarse a la ligera. No es nada que una buena charla no compense, debe dejar claro lo que quieren, puede que lo tomen con bastante madurez, lo acepten y acuerden un beneficio mutuo.

En ocasiones, se tornará compleja la convivencia entre ellos, como es de esperarse, Aries de muy impulsivo, a veces hará cosas que agoten la paciencia y los nervios de Virgo, como tomar decisiones importantes sin su consentimiento.

Para Virgo puede no ser tan sencillo llevar un orden de toda la casa, ya que su mente se enfoca en algo específico y allí concentra la atención por un largo tiempo. Pero si a él se le ocurre perturbar lo único que ella mantiene organizado, desatará su furia. Su forma de superarlo, es dar un paso a la aceptación, de que él es como es y no cambiará de forma sencilla, mucho menos si está satisfecho con su personalidad. Con una buena comunicación y entendimiento por ambas partes, podrán seguir adelante, sabiendo que formar rabietas, no hará que él cambie, cuando siempre ha sido así, incluso en el momento que decidieron unirse.

Por otro lado, Virgo también tendrá sus actitudes que hagan estallar a Aries, como ser tan quisquillosa con detalles que nadie más nota. Cuando Virgo tiene una idea en la cabeza es imposible sacarla del trance en el que entra, se toma todo muy en serio, hasta el punto de la locura, ocupando parte de su tiempo en pormenores. Esta es una característica que saca a relucir cuando están por hacer algo grande, ya que Virgo suele planear todo, cuando Aries sólo espera disfrutar de lo que está a punto de pasar, pero tendrá que soportarla encargándose de lo más mínimo. Al final, no es malo tener a alguien que sea tan cuidadosa, el problema de ambos es enfrascarse en las pequeñas cosas, creyendo que hacen más ruido que las positivas.

Sus posibilidades de un romance son mínimas, podrían funcionar mejor cómo amigos, específicamente grandes compañeros de trabajo. Sin embargo, si las cosas llegan a tomar caminos diferentes, despertando aires de romance, tendrían que lidiar con todas sus diferencias. Aun así, pueden tener un potencial equilibrado si deciden ser pareja.

Contenido relacionado