Hombre Aries y Mujer Piscis: Compatibilidad en Amor, sexo y amistad

M. Neira | 07 Junio 2021

hombre mujer felices 47

Es realmente extraño ver una unión entre un Aries y una Piscis, debido a sus características totalmente separadas, que los lleva a ser propensos a tener conflictos a menudo. Su compatibilidad es de escasa a inexistente, a pesar de ello, desarrollan una conexión única con la cual se perciben como iguales o un tipo de espejo en el que pueden poner a un lado lo negativo, para enfocarse en lo que es importante, sintiendo empatía uno por el otro y llevando una gran comunicación.

Pero tiene sus desventajas o ciertos elementos que a alguien que está afuera le serían difícil entender. Su relación es muy tradicional, basándose en la costumbre, en la que uno tenga el control, mientras el otro atiende a todo lo que este disponga. En este caso, y como se acostumbra en los más conservadores, el hombre es quien tendrá mayor poder, lo cual no será problema para el controlador de Aries, haciendo que Piscis sólo asienta a sus ideas.

Sobre todo en tiempos modernos, donde se han dejado atrás ciertos estigmas, observar una relación como esta sería una locura total, pero a ellos parece funcionarles muy bien. Cada uno estará satisfecho con el papel que cumple dentro de la pareja, siendo felices con ello y proyectándose a futuro.

Aries es un hombre que gusta de innovar, siempre se le verá emprendiendo una nueva aventura, no piensa quedarse estacando haciendo lo mismo de por vida. También posee una cualidad para hacer actividades que requieran fuerza, con las que pueda demostrar su masculinidad y con la cual se siente muy cómodo. Para él es casi imposible estar en modo de descanso, puede inquietarse muchísimo y convertirse en una persona insoportable. Si no es haciendo algún deporte que le encante, será trabajando, pero nunca se le verá con tiempo libre o en algo que no desee.

No necesita de alguien más para sentirse completo, confía mucho en sí mismo y no pretende que le pongan ataduras, se identifica como un ser independiente, así como poderoso. Aunque crea ser la persona más audaz, en ocasiones es despistado, y pueden aprovecharse de él cuando da más confianza de la necesaria. Es un contraste inentendible entre querer brindar protección a las personas que le importan, siempre que sea física, porque cuando se trata de apoyo emocional, se encuentra perdido o le fastidiará, a pesar de ser muy atento en general.

Piscis es una mujer a la que en ocasiones le puede costar trabajo relacionarse, todo debido a su personalidad soñadora, que no es tan bien recibida en un mundo que se mueve rápidamente. Se deja llevar por la conexión espiritual, las energías y las emociones, está satisfecha con ello, así que no espera cambiar, por el contrario, lo que hace es refugiarse aún más en su mundo interno para escapar de la realidad.

En general es una mujer muy dulce, con la cual podría caer enamorado cualquier hombre que pueda comprenderla o disfruta de los mismos gustos. No es retadora, es tranquila, llegando al punto de ser sumisa y generalmente hará lo que sea para complacer a quien esté a su lado, brindándole los mimos necesarios para que se sienta en total confianza.

Tendrán una conexión inmediata al conocerse, ya que ambos tienen aspectos que atraen al otro con facilidad. Piscis enganchará a Aries a ella con su carisma sutil, su feminidad hace que él se sienta más poderoso, así que cae con todos sus encantos, es un signo bastante compatible para Aries en este sentido, por lo menos al comienzo.

Mientras que, a ella, cual cliché, le atrae su confianza, rudeza y rasgos bastantes característicos que se podrían esperar de un hombre, pues la hacen sentir protegida y le parece un gran atributo.

Ella se adapta con facilidad a las situaciones, lo cual es muy provechoso para Aries, porque determina que puede moldearla a su gusto o involucrarla en sus actividades sin mayor problema. Desde la lealtad, a Piscis le encantará cualquier idea que él proponga, por alocada que sea o que pueda hacerla sentir vulnerable, característica que enternece muchísimo a Aries.

Algo bueno que comparten es que saben que no tienen que atarse por largo tiempo, pese a que se llevan muy bien, no se proponen grandes planes a futuro, ni hablan de ello para evitar incomodidades. Están felices con lo que tienen hasta ahora, es sencillo y perfecto para ellos que son prácticos.

En sus primeros encuentros sexuales, tendrán mucho para darse, el fuego se desbordará de forma espontánea y se explorarán uno al otro con la fuerza que produce el idilio en sus comienzos. Como muchos sabrán, luego de un tiempo conociéndose, la marea puede bajar un poco y con ella las ganas, ya no es igual o ya se han entregado lo suficiente.

Puede desencadenarse una ligera diferencia debido a que Piscis es una mujer muy emocional y apasionada, necesita de atención, así como juegos previos para poder estimularse. Mientras que Aries está siempre apresurado, y su interés puede esfumarse con el tiempo, lastimosamente, su trato no será igual que el cortejo que aplica al comienzo para conquistar. Para él puede ser tedioso toda esa atención, aun cuando ella lo hace sentir deseado y se preocupa lo suficiente porque él se sienta pleno.

Con un poco de comunicación podrán innovar, llegando a un acuerdo en el que ambos estén felices. Por ejemplo, un ritual fantasioso que mantenga en alerta a Aries y al mismo tiempo, sea divertido para la soñadora Piscis, que adora inventarse cuentos.

Si deciden unirse en matrimonio y conformar una familia, las cosas irán bien la mayor parte del tiempo, pero como muchos, tendrán sus altercados de vez en cuando. Sus dificultades pueden darse por la falta de entendimiento o apoyo emocional por parte de Aries, quien, si bien tiene un espontáneo placer por ser quien la protege, no sabe cómo lidiar con un hecho que involucre sentimientos.

Aries suele resolver muchos de los problemas con enfrentamientos físicos o siendo realmente grosero, si sabe que alguien más la ha herido, querrá irse a los golpes y no es lo que Piscis esperaría para resolver un asunto del corazón. Tendrá muchos dilemas cuando sea él quien le ha causado daño, pues no sabrá cómo resolver su propio lío.

Lo mejor para ella será contar con amigos o personas que sean de su agrado fuera de la relación, con los que pueda desahogarse. Todo para que le recuerden que es una gran compañera de vida y que su labor como esposa es la correcta, que no tiene de qué preocuparse, o cualquier palabra de aliento que de parte de un amigo viene genial. Además, lo ideal sería que fueran de confianza, pues en medio de un agobio de tal magnitud, no es agradable andar cazando nuevos amigos.

Por otro lado, debe ser cautelosa con quien muestra su vulnerabilidad, Piscis no es precisamente una persona que piense en engañar a su pareja, pero es bastante moldeable y las situaciones la podrían confundir. Es decir, si un hombre se siente atraído por ella y ve cuan dolida está, podría aprovecharse de la situación, por eso, lo mejor será que busque ayuda en personas de confianza, preferiblemente mujeres. También deberá tener en cuenta que, al relacionarse con otros hombres, así no exista un coqueteo de por medio, quizá enfurezca a Aries y desate sus celos.

De igual tendrán serios problemas con las tareas del hogar y sus roles en cada una de ellas, Aries es reacio a cualquier actividad que sienta que irrumpirá con su masculinidad. Para él, sólo son aptas aquellas tradiciones que involucran un trabajo duro o que simplemente están vistas como comunes en el hombre, como las reparaciones o jardinería.

Asimismo, lidiar con los hijos será otro tema delicado, les cuesta trabajo separar cada ámbito para tratarlo de forma distinta y con el cuidado que requiere. Además, Aries es cero intuitivo, así que no tomará iniciativa en resolver los asuntos pendientes, mientras que Piscis seguro estará en su mundo de fantasías, dejando por fuera detalles importantes. Lo mejor para ellos será contar con una persona que se ocupe de ciertas tareas del hogar, así disminuye su responsabilidad y la convivencia es más placentera.

hombre mujer felices 46

Para Piscis, es tedioso tener que lidiar con muchas responsabilidades al mismo tiempo, descartando, por ejemplo, el poder trabajar desde casa mientras los niños están pequeños, pues no logrará concentrarse del todo, ni priorizar. No es tan sencillo gestionar su tiempo entre una cosa y otra, no es nada práctica para ello, aunque lo intente de vez en cuando.

Está claro que ambos necesitarán ayuda para que el ambiente familiar sea agradable, y poder llevar una vida a gusto, con frecuencia pueden verse frustrados por la falta de dinero. En todo caso, tendrán que arreglárselas pidiendo ayuda a un familiar o resolver de alguna u otra manera, aunque sientan que estar necesitados es una patada a su ego, en especial, Aries. Así evaden cargas que no quieren tener.

Aunque parece que son un desastre intentando ser una familia estable, la verdad es que no es sencillo y el proceso es distinto para cada pareja. Esto tampoco afectará su química, seguirán teniéndola a pesar de todo, esta lucha no apagará ninguna llama, su compatibilidad seguirá activa.

El trabajo entre un Aries y una Piscis es un balance entre cosas buenas y malas, ella puede ser realmente despistada y dejar trabajo pendiente, también es indecisa, por eso es tan persuasible, porque prefiere que alguien más le diga qué hacer y cómo hacerlo.

Por otro lado, tenemos a Aries, quien ya sabemos que es impaciente, lo que le imposibilita el hecho de poder explicarle con calma a Piscis, si ella no entiende a la primera o segunda, para él será una carga lidiar con ella. Asimismo, Piscis se sentirá muy mal sabiendo que está causando mal genio en él, su carácter y cambio de ánimo la pondría nerviosa y triste.

Aunque Aries esté confiado en sus conocimientos, lo que no tiene claro es que ninguna persona es un sabio del todo, le encanta mofarse de que sabe mucho, pero hay cosas que él desconoce y otras personas no, así es con todo.

Hasta este punto deben pensar que Aries y Piscis no tienen nada en común y que su convivencia es una locura, pero la verdad es que son como cualquier otra pareja, sólo estamos señalando cada una de sus características, para abarcar todo el asunto. Algunos de sus verdaderos problemas y más recurrentes son sus diferentes personalidades y asuntos financieros.

Piscis es una mujer agradable, se lleva bien con las personas y puede ser muy emocional, mientras que Aries se hace notar por su carácter, impaciencia y lo insoportable que puede ser. Parecen dos personas que podrían chocar, de hecho ocurre mucho que él no logra entenderla y se obstina con sus actitudes.

Ella también le hace saber cuánto le afectan sus comentarios o cuando cambia de actitud radicalmente debido a que no la soporta. Lo mejor para ellos será poner los problemas sobre la mesa, y buscar desahogo fuera de la relación de una manera que le funcione a cada uno. Por alguna razón, Aries caerá conmovido si la ve realmente sensible y él tiene algo que ver en ello, así que trabajará en controlar sus emociones hacia ella.

Parecen haber perdido su destreza para manejar dinero o ni siquiera haberla desarrollado, es un problema serio con el que tendrán que vivir. A los dos se les dificulta manejar las finanzas de una forma responsable o que funcione para sobrevivir el día a día, puede ser debido a su falta de organización, paciencia, o un tema que descuidan sin darse cuenta.

Necesitarán de un gestor para librarse de su inestabilidad financiera, no tratar esto a tiempo podría llevarlos en un futuro a una riña para buscar el culpable de aquel descuido. Cuando lo cierto es que Piscis es inestable y no tiene la capacidad de manejar negocios que requieran de mucho seguimiento. Lo importante es que se concentren en buscar ayuda y no culpables, sabiendo que ninguno de los dos es apto para la labor.

Aries y Piscis, tienen las bases para un romance hermoso, su noviazgo será pleno y apasionado, la química no les faltará. Donde enfrentan nuevos retos, que traerán conflictos consigo, será en el matrimonio, pero buscando un poco de ayuda lograrán salir ilesos de ello.

Contenido relacionado