Géminis: Compatibilidad con otros signos en el AMOR, CAMA...

pareja feliz 04

¿Tú, hombre o mujer Géminis, eres compatible en el amor con Tauro? ¿Y con Virgo? ¿Y en el sexo? ¿Tienen futuro como pareja? Hoy te respondemos a todas estas preguntas. Sigue leyendo y descubre con qué signo eres más compatible.

Géminis y Aries

En el amor Aries y Géminis hacen buenas migas, aunque su pasión suele tener fecha de caducidad. Sus relaciones pueden ser muy satisfactorias e intensas pero pasado cierto tiempo empezarán a verse más como amigos, lo que en algunos casos puede ser la base para relaciones a largo plazo. pero en otros es el principio del fin.

Se complementan bien en el sexo, ya que los dos signos son apasionados y les gusta descubrir cosas nuevas, pero cuando esta pasión comienza a languidecer es posible que Aries se convierta en egoísta en el dormitorio como forma de empujar a Géminis a tomar la decisión de separar sus caminos.

De cualquier modo. eso no quiere decir que no sean posibles las relaciones a largo plazo y el matrimonio. Géminis y Aries son activos y disfrutan probando cosas nuevas, lo que puede dar vida a sus relaciones y hacer que estas se prolonguen más allá de lo que muchos pudieran esperar en un principio.

Dado que ambos son independientes y prefieren parejas que no sean posesivas ni que demanden mucho de ellos pueden mantener como base su amistad y su deseo de descubrir cosas nuevas juntos para que su matrimonio o relación se prolongue en el tiempo.

Géminis y Tauro

En el amor Géminis y Tauro tienen dificultad para coordinar sus caminos. Aunque tengan la mejor de las intenciones de llegar al mismo sitio, manejan ritmos diferentes y pocas veces llegan a congeniar lo suficiente como para recorrerlo juntos.

Los Tauro son estables, una cualidad que Géminis valora, ya que ellos son más de disfrutar el momento y moverse a algo diferente. En teoría estas características pueden aportar mejoras a la personalidad de ambos, pero no lo tienen fácil para convivir.

En el sexo pasa algo parecido. La estimulación sexual que motiva a Géminis es sobre todo mental, mientras que Tauro se mueve en un plano más físico y necesita que exista una fuerte atracción en este sentido. Por lo tanto, uno puede ser feliz con una pareja que le excite por su apariencia, mientras que, en el caso de Géminis, esto se queda corto, y necesita de algo más para que las emociones que le proporciona el sexo sean lo suficientemente satisfactorias.

Con todo esto, lo normal es que las relaciones a largo plazo y el matrimonio no suelan funcionar demasiado bien. Géminis no es un signo que guste del compromiso y Tauro, cuando se percate de ello, se sentirá engañado. Además, la convivencia nunca es sencilla entre un signo como Géminis que necesita conversación constante y otro como Tauro a quien la soledad le parece un momento especial y que tiene su encanto.

Géminis y Géminis

El amor entre dos Géminis es una experiencia increíblemente divertida y emocionante. Las risas son constantes y la conversación fluida, y ambas partes se sienten cómodas con una relación de este tipo, sin aspirar a nada más profundo. Los Géminis son felices con una relación ligera y superficial que les proporcione diversión.

Puesto que Géminis es amante del cambio, el sexo entre dos miembros de este signo nunca caerá en el aburrimiento ni la monotonía. Ya sean nuevas posturas, lugares o situaciones, siempre habrá alguna nueva sugerencia que mantenga las cosas excitantes entre ellos.

Lo lógico, viendo su gran conexión, sería pensar que las relaciones a largo plazo y el matrimonio serán exitosos entre dos Géminis, pero cuando las cosas se ponen difíciles – algo que ocurre antes o después en todas las relaciones – esta no es la mejor combinación para solucionarlas.

Las dificultades que surgen en cualquier relación de pareja tienen un grave impacto cuando quienes la forman son dos Géminis, porque ninguno de ellos querrá asumir la responsabilidad de luchar por salvar la relación. Sencillamente, una vez que deja de ser divertida, ya no encuentran razones para continuar con ella. Así que, contrariamente a lo que puede pensarse en un principio, esta no es una relación que ofrezca garantías de perdurar, aunque tampoco viven rupturas traumáticas y pueden continuar siendo amigos.

Géminis y Cáncer

En el amor, Cáncer tiene un carácter bastante posesivo, y eso no casa demasiado bien con la personalidad de Géminis. Además, otras diferencias hacen complicado que sus historias de amor se consoliden, como la forma en la que cada uno de ellos decide. Cáncer actúa desde el corazón, mientras Géminis lo hace desde la cabeza, y esto dificulta que sus decisiones coincidan en muchas ocasiones.

El sexo tampoco es un terreno en el que se manejen con armonía. Para Cáncer el amor físico debe ser una manifestación de ternura, pero Géminis es mucho más carnal y gusta de experimentar cosas excitantes que no tienen por qué ir necesariamente unidas a los sentimientos. Esta diferencia de perspectivas puede hacer que Cáncer no se encuentre a gusto con algunas de las propuestas de Géminis en cuanto a su vida sexual.

Por lo tanto las relaciones a largo plazo y  el matrimonio tienen escasas posibilidades de éxito. No es que estos signos sean totalmente incompatibles, sencillamente encajan mejor en otro tipo de relaciones que las puramente románticas. Además, sus finales suelen ser bastante abruptos y pillar por sorpresa a Cáncer, que antes de que pueda darse cuenta de que algo no va bien, comprobará como Géminis ya prepara sus maletas en busca de la diversión y la excitación que echa de menos.

Géminis y Leo

El amor entre Géminis y Leo suele ser fruto de una atracción mutua inmediata, y se consolida a través de sus afinidades. Los dos son divertidos, a los dos les gustan los elogios, tanto darlos como recibirlos, y además tienen una extraña afición por el drama, que si bien a otros signos puede resultarles irritantes, entre ellos sirve para poner la salsa que hace más sabrosa su relación.

El sexo entre ellos es genial, gracias a que la creatividad y las emociones están presentes en todo momento. Además de servir para crear un vínculo más estrecho a nivel emocional, permite a los dos dar rienda suelta a sus fantasías, y las nuevas ideas mantienen viva la llama de la pasión.

Leo es más estable que Géminis y por lo tanto es más proclive a las relaciones a largo plazo y el matrimonio. Géminis no acepta este camino de forma tan natural, puesto que su tendencia es a buscar nuevas experiencias y le cuesta asumir la estabilidad, pero si encuentra en Leo la suficiente complicidad para acompañarle en sus aventuras, puede ser una combinación que funcione realmente bien.

Géminis y Virgo

Géminis y Virgo son intelectuales y más racionales que emocionales en el amor, pero Géminis es demasiado irresponsable para Virgo y esto hace realmente complicado que puedan desarrollarse relaciones de confianza. Como consecuencia no es fácil que el amor  se desarrolle hasta el punto de hacerse sólido y por lo general sus aventuras suelen ser fugaces ya que ninguno de ellos ve posibilidades de que puedan conectar al nivel que se requiere para hacer planes de futuro.

El sexo puede satisfacer su necesidad de comunicarse, pero la naturaleza más reservada de Virgo  hace que incluso en este aspecto permanezcan distantes. Virgo no tarda en descubrir la necesidad de libertad de Géminis y ante la difícil perspectiva de construir algo a largo plazo, nunca llega a abrirse por completo ni a expresar sus deseos y fantasías en el plano sexual.

Las relaciones a largo plazo y el matrimonio son una especie de carrusel, ya que ambos  discuten con bastante frecuencia y se achacan el uno al otro sus respectivos defectos. Virgo acusa a Géminis de ser descuidado y perezoso, y Géminis echa en cara a Virgo que sea tan crítico y genere tensión. Todo esto se hace difícil de sobrellevar según pasa el tiempo, aunque en los casos en los que se consigue fortalece su unión, ya que ambos ven al mirar atrás todo lo que han pasado juntos.

Géminis y Libra

Géminis y Libra se llevan muy bien en el amor, conectan de maravilla a nivel romántico y de comunicación. Tienen apasionantes conversaciones y se ríen juntos, y como los dos son signos a los que les gusta socializar, siempre tienen ocasión de pasar ratos agradables en compañía de otras personas. Incluso en sus defectos son muy similares, ya que tomar decisiones es algo que a ninguno de los dos se le da bien.

El nivel de satisfacción que obtienen a través del sexo puede considerarse como muy elevado. Ninguno de los dos hace de esta actividad algo trascendente, lo que permite mantenerla como un juego divertido. Eso les relaja y les hace ser creativos, buscando siempre situaciones emocionantes que lo mantienen interesante.

Las relaciones a largo plazo y el matrimonio son, por tanto, una posibilidad que se plantea a menudo, aunque no exenta de problemas. A pesar de que a Géminis le cuesta más comprometerse, aceptará dicho compromiso si encuentra en Libra lo que siempre ha estado buscando, que en muchos casos es una relación abierta. Sin embargo Libra no siempre acepta de buen grado tal nivel de libertad y es ahí donde pueden surgir los conflictos.

Géminis y Escorpio

Géminis y Escorpio son brillantes, pero en el amor no tienen mucho en común. Lo curioso es que sus diferencias, en lugar de alejarlos, los hacen más interesantes a ojos del otro. Géminis se muestra libremente y no tiene problema en hablar sobre sí mismo, y Escorpio prefiere ser más reservado y dejar muchas cosas en el aire para que el otro las vaya descubriendo. Esta combinación de espontaneidad y misterio entre ellos mantiene las cosas en un dinamismo continuo que hace que las cosas avancen al principio, pero conforme pasa el tiempo se van dando cuenta de que no son coincidentes en absoluto.

En el sexo estas diferencias se hacen patentes rápidamente y se necesita tiempo y confianza para superarlas y lograr un mínimo de compatibilidad sexual. Géminis busca excitación en una relación sexual, Escorpio trata de hacer del sexo una experiencia más trascendente. Llegar a un punto intermedio que colme las expectativas de ambos en cierta medida es la única solución.

En las relaciones a largo plazo y el matrimonio Géminis prefiere dejar sus opciones abiertas, mientras que Escorpio una vez decide estar con alguien, no piensa en nada más. Como además es un signo muy emocional, esa actitud de Géminis les lleva a discutir a menudo, y es muy difícil que entre ellos pueda construirse algo realmente duradero.

Géminis y Sagitario

Estos dos signos son muy compatibles en el amor, y prácticamente conectan en todos los ámbitos. A los dos les encanta la aventura y lo incierto, tienen grandes conversaciones y son espíritus libres. A nivel intelectual se sorprenden y admiran mutuamente, y la atracción entre ellos no necesita de mucho tiempo para surgir. Les basta compartir unas pocas horas para sentir que se conocen el uno al otro desde hace años.

Además, en el sexo ocurre algo muy similar. Su conexión mental les une también en las fantasías, y disfrutan enormemente juntos en la cama, gracias a que los dos interpretan el sexo del mismo modo, como un divertimento que hace la vida más interesante y excitante.

Ahora bien, no todo es tan perfecto como en los inicios. Las relaciones a largo plazo y el matrimonio se dan con frecuencia entre ellos, pero la vida diaria plantea un escenario menos idílico. Cada uno quiere continuar con sus actividades propias y esto les ofrece poco tiempo para compartir, lo que a la larga repercute en que se encuentran haciendo siempre las mismas cosas juntos, y éstas no suelen ser las más excitantes sino las más rutinarias.

La separación de sus agendas puede llevar a que el aburrimiento se instale, por lo que deben tratar de sincronizarse mejor y compartir proyectos y aventuras para no perder las risas y conversaciones que les hicieron enamorarse.

Géminis y Capricornio

El amor no es fácil entre Capricornio y Géminis. Los primeros son maduros y decididos, por lo que Géminis se siente como un niño o un adolescente a su lado, y eso le incomoda. Su espíritu juguetón y desenfrenado es frecuentemente interpretado por Capricornio como un comportamiento irresponsable y hasta tonto, por lo que no es fácil que conecten.

Capricornio disfruta del sexo pero, curiosamente, siente esa misma incomodidad ante Géminis a la hora de tener relaciones por considerar que son demasiado para ellos. La mezcla de inadecuadas expectativas y tensión hace que las relaciones íntimas entre ellos no sean tan satisfactorias como cabría desear, e incluso puede darse que no aparezca la química en absoluto.

Desgraciadamente para ellos, incluso aunque tengan pretensiones de relaciones a largo plazo y matrimonio sus diferencias lo hacen inviable. Hay casos en que las diferencias no son un obstáculo, sino que hacen a dos personas complementarias, pero entre ellos no es así, y suelen dar lugar a  malentendidos, y mal rollo entre ellos. Solo pueden salir airosos de ellas si Capricornio aprende a aflojar su nivel de exigencia y Géminis tiene disposición para crecer.

Géminis y Acuario

El amor es casi inevitable entre un Géminis y un Acuario que se atraen. Al poco de conocerse se descubren tratando temas profundos que no pueden hablar con casi nadie más y disfrutando a la vez de charla intrascendente. Se sienten finalmente aceptados y la sensación de haber encontrado la mitad que los completa es casi inmediata.

El sexo es una experiencia que para ellos va mucho más allá de lo físico. Eso no quiere decir que no exista pasión, sino que les sirve para fortalecer su conexión emocional, y consideran esta actividad como otra forma más de expresar su personalidad.

Lo que diferencia las relaciones a largo plazo y el matrimonio entre estos signos y el romance temporal es que solo en el primer caso se dan las circunstancias que permiten abrirse por completo y revelar todos los secretos que albergan. Por muy fuerte que sea la conexión inicial, ninguno se dará al 100% si las cosas entre ellos no avanzan y se mantienen en el tiempo. En caso de que sea así, las opciones de consolidarse como pareja son muchas, puesto que incluso en los momentos de crisis ambos prefieren tratar los problemas de forma cerebral y sin dejarse cegar por los sentimientos.

Géminis y Piscis

El amor entre Géminis y Piscis conlleva multitud de situaciones dolorosas, especialmente para éste último, cuya sensibilidad choca con un Géminis que no mira tanto por los sentimientos. No se trata de que Géminis haga daño de forma deliberada, pero muchas veces no es consciente de que sus actitudes hieren a sus parejas Piscis.

En el sexo sus aspiraciones son bien distintas. Piscis desea que ésta se convierta en una actividad que refuerce su vínculo emocional y Géminis se preocupa más por no caer en el aburrimiento y mantener el sexo divertido y creativo. La falta de comunicación acerca de sus expectativas es lo que provoca que estos dos nunca lleguen realmente a disfrutar juntos.

Las relaciones a largo plazo y el matrimonio son el objetivo de Piscis, ya que se trata de un signo que una vez se enamora, está predispuesto a adquirir compromisos. Géminis vive las relaciones de forma más desenfadada y tanta seriedad no les agrada, ellos quieren mantener su relación excitante, y el romanticismo y la sensiblería no les gustan, por lo que muchas veces son los que se deciden a romper. Y así, con rupturas y regresos, pasan la mayor parte del tiempo, hasta que alguna de las dos partes se cansa.