Aries: Compatibilidad con otros signos en el AMOR, CAMA...

pareja feliz 15

¿Tú, hombre o mujer Aries, eres compatible en el amor con Capricornio? ¿Y con Libra? ¿Y en el sexo? Hoy te respondemos a todas estas preguntas. Sigue leyendo y descubre con qué signo eres más compatible.

Aries y Aries

La relación entre dos Aries en el amor está dominada por la pasión y la lucha de poder. Su personalidad impulsiva les lleva a reaccionar con vehemencia cada vez que su pareja hace algo que no es de su agrado, pero precisamente porque Aries no es alguien que se deje imponer ideas fácilmente, la reacción de vuelta no es menos intensa. No obstante, también son conscientes de sus similitudes y las valoran.

En el sexo tienen una alta compatibilidad, ya que sus gustos son similares y encuentran excitantes el mismo tipo de situaciones. Entre dos Aries se darán con frecuencia encuentros sexuales inesperados y llenos de pasión. El romanticismo de una cena con velas antes de hacer el amor suavemente no es algo que vaya con su estilo. Prefieren la sorpresa y el dejarse llevar por los instintos.

Las relaciones a largo plazo y el matrimonio pueden tener opciones de éxito si los dos moderan sus egos y entienden que deben trabajar como un equipo para que lo suyo funcione. Esto va un poco en contra de ese espíritu un tanto individualista que los caracteriza, pero sin duda es un precio aceptable a pagar por estar con alguien que los entiende y con quien todo se vive al máximo, tal y como a ellos les gusta.

Aries y Tauro

Aries y Tauro forman una combinación complementaria en el el amor. La necesidad de Aries de  vivir experiencias  contrasta con el enfoque más hogareño de Tauro, pero lejos de suponer un problema, Aries valora la seguridad que le ofrece tener un lugar al que volver y sentirse aceptado. Tauro es el refugio perfecto para Aries por su naturaleza protectora, y aunque las cosas no siempre son fáciles para ellos, tienen una buena oportunidad de construir algo juntos si se toman el tiempo necesario para adaptarse a sus respectivas particularidades.

Tauro es mucho más apasionado en el sexo de lo que lo es Aries, que en este sentido busca más una conexión emocional que el puro goce físico. Por suerte, sin embargo, Tauro tiene las suficientes habilidades como para garantizar que ambos queden satisfechos en este terreno, y aunque puede haber dificultades en algunas parejas, por lo general terminan encontrando una zona en la que los dos se sienten a gusto.

La clave para que una unión entre estos dos signos sea exitosa está en que acepten que las cosas no pueden ser al 100% como a cada uno de ellos les gustaría. Si Tauro aprende a ser flexible y Aries a mirar más por su pareja que por sí mismo, las relaciones a largo plazo y el matrimonio entre ellos podrán funcionar. De sacar lo bueno el uno del otro y de templar sus demandas saldrán parejas felices, pero si actúan con egoísmo, lo más probable es que terminen por tomar caminos separados.

Aries y Géminis

Aries y Géminis suelen tener una conexión inicial muy potente, tanto que incluso aunque surja el amor entre ellos resulta imposible de mantener en el largo plazo. Una vez se conocen la sintonía que surge es inmediata, y si hay atracción pueden creer que han encontrado a su media naranja. Por desgracia para ellos esta excitación se va perdiendo una vez que se acostumbran a ver como normales en el otro aquellas cosas que en un primer momento les llamaron poderosamente la atención.

Su afinidad se traslada al sexo, donde disfrutan de relaciones tórridas en las que no se ponen límites para experimentar. Pero una vez que ya están hechos el uno al otro Aries deja de mostrarse tan abierto a hacer cosas que su pareja les pida y comienza a enfocarse más en lo que les gusta a nivel particular. Esto hace que las relaciones, tan apasionantes en un principio, puedan también ir enfriándose con el tiempo.

El futuro de las relaciones a largo plazo y el matrimonio entre estos dos depende en gran medida de cuanto tiempo sean capaces de mantener lo que les llevó a estar juntos. Si en cualquier pareja la rutina y la comodidad son los mayores venenos de una relación, en esta en concreto lo es más aún. Con un inicio tan explosivo como el suyo, todo lo que no sea mantenerse en un nivel elevado de excitación será percibido como un declive de sus sentimientos, y es muy común que en algún punto decidan que es mejor recuperar la chispa con otras personas y mantener un bonito recuerdo de lo que tuvieron en forma de amistad.

Aries y Cáncer

Aries y Cáncer pueden llevar adelante una historia de amor si ponen el necesario esfuerzo para lograrlo. No se trata de dos signos que encajen como un guante, pero con determinación y paciencia pueden  salvar lo que sin duda será una relación compleja. El excesivo temperamento de Aries será el detonante de la mayor parte de los conflictos, y en consecuencia será la capacidad de aguante y la intensidad de los sentimientos de Cáncer lo que defina si esta pareja tiene futuro o termina por romper.

El sexo entre ellos puede ser muy satisfactorio si los dos están dispuestos a entregarse sin reservas. Esto no es un problema para Aries, que tiene un concepto más lúdico de esta actividad, pero a Cáncer le cuesta más desvincularlo del componente emocional.  A su favor juega que los dos son de mente abierta y no se cierran a probar cosas que van más allá de lo clásico, pero definitivamente Cáncer tendrá que sentir que tiene una conexión con Aries para mostrar todo su potencial sexual.

Aries es de los que no quieren perder el tiempo y busca tenerlo todo lo antes posible y por eso tiene un planteamiento distinto en lo que se refiere a relaciones a largo plazo y matrimonio de lo que lo puede tener Cáncer. Aries es capaz de comprometerse con su pareja Cáncer a los pocos meses si siente que es la persona adecuada, mientras que Cáncer preferirá recorrer ese camino con más calma y poniendo pruebas que confirmen su impresión inicial.

Aries y Leo

Aries y Leo son dos signos con temperamento, lo que en el amor suele dar lugar a relaciones muy tormentosas. Forman la típica pareja que pasan del amor al odio en segundos, y que son capaces de gritarse y tener peleas terribles para acabar luego haciendo el amor de forma apasionada.

Esto, que puede sonar ciertamente romántico, es difícilmente sostenible en el tiempo, ya que no hay relación que soporte ese nivel de drama. Sus mejores opciones de futuro pasan, por tanto, por tratar de controlarse en la expresión de sus sentimientos al menos hasta un punto en el que no hagan de todo una cuestión de vida o muerte.

Ni uno ni otro son egoístas en cuanto al sexo, y siempre tratan de satisfacer a su pareja, lo que garantiza que esta parcela de la relación siempre funcione a las mil maravillas. Como podría esperarse de dos signos tan intensos, sus sesiones sexuales son ardientes, y su deseo es que lo sigan siendo, para lo cual muestran una buena predisposición a las novedades.

Las relaciones a largo plazo y el matrimonio entre estos dos son cualquier cosa menos una balsa de aceite. Pero eso es en gran medida lo que les mantiene enganchados, porque Aries y Leo son adictos a la aventura, y su historia es una aventura con todas las letras. Una aventura en la que ningún día se levantan sabiendo qué pueden esperar del otro, algo que para muchos resultaría estresante pero que a ellos les hace sentir vivos.

Aries y Virgo

Para que Aries y Virgo lleguen a pasar de una atracción inicial a un amor verdadero tienen que darse demasiadas circunstancias favorables, de ahí que no sea lo más común.

En el proceso de descubrirse mutuamente encontrarán que son muchas las diferencias que los separan, y será necesaria una voluntad de hierro o grandes dosis de paciencia para no caer en la tentación de acabar discutiendo por casi todo. Al principio puede que sean más tolerantes con sus diferentes puntos de vista, pero dado que interpretan casi todo lo que sucede a su alrededor en distinta clave, no es extraño que terminen cansándose el uno del otro.

En el sexo pueden mostrarse muy apasionados. Al comienzo suelen darse encuentros puntuales e inesperados que les hacen sentir casi como si estuvieran viviendo dentro de una película, pero esa pasión desenfrenada que demuestra Aries especialmente ya no se vive con el mismo entusiasmo por parte de Virgo cuando sus desavenencias personales comienzan a ser patentes. Lo que antes se interpretaban como arrebatos de pasión comienza a parecer un deseo de desahogo rápido sin ninguna intención de hacer disfrutar a su pareja.

Todo esto hace que las relaciones a largo plazo y el matrimonio se presenten como bastante improbables. Aries empezará a mirar más allá una vez que sienta que esa relación ya no le aporta esas dosis de adrenalina que al principio le resultaban tan adictivas, y Virgo no tardará en convencerse de que con Aries nunca tendrá esa vida segura y tranquila a la que aspira.

Aries y Libra

El caso de Aries y Libra es el de dos signos que cuando se ven envueltos en una relación romántica entre sí no hacen de la diferencia una debilidad, sino una manera de crecer, y esa es la razón por la que el amor funciona entre ellos.  Hay que destacar que no siempre es así cuando se relacionan con nativos de otros signos, pero en este caso concreto, su interacción resulta beneficiosa para ambas partes.

Siendo muy distintos entre sí se complementan muy bien, y no solo en el día a día, también lo hacen en el sexo. Entre Aries y Libra no hay aburrimiento posible en este terreno, siempre habrá uno de ellos que llegará con una propuesta novedosa y estimulante que mantenga las cosas muy calientes. Incluso en la asignación de roles parecen estar coordinados, dejando Libra que  Aries lleve la voz cantante la mayor parte del tiempo pero haciéndose valer en ocasiones para demostrar que su opinión también cuenta.

Ahora bien, que sepan lidiar con sus diferencias de forma constructiva no evita que existan fricciones entre ellos, y lo normal es que si se ven envueltos en relaciones a largo plazo y matrimonio  estos desencuentros vayan a más con el tiempo. Las reacciones viscerales de Aries pueden ser la mayor amenaza para la estabilidad de esta pareja, aunque Libra, con su carácter más calmado y reflexivo, deberá poner el toque de cordura para que las cosas no terminen por deteriorarse.

Aries y Escorpio

Aries y Escorpio pueden esperar una relación complicada si entre ellos surge el amor.  Pasada la atracción inicial, los dos lucharán por imponer sus puntos de vista, pero esa lucha de poder, que Aries vive como un simple tira y afloja normal en cualquier relación, causa una gran frustración en Escorpio, que lo considera una falta de respeto hacia sus opiniones. Así, mientras uno piensa que las cosas siguen un rumbo normal, el otro puede estar barajando desde muy pronto la idea de romper, cosa que a veces sucede para gran sorpresa de Aries.

El sexo es la válvula de escape más frecuente para estos dos. Tanta energía como acumulan tiene que tener algún tipo de salida, y cuando se cansan de pelear o sus discusiones alcanzan un grado de tensión demasiado elevado no es extraño ver como alguno de ellos se lanza a arrancarle la ropa al otro para una sesión de ardiente sexo con el que aplacar toda esa agresividad. Como es lógico, durante un tiempo ambos están encantados de resolver sus diferencias con un revolcón, pero cuando éstas se hacen más profundas, este remedio pierde efectividad.

Los casos en los que las relaciones a largo plazo y el matrimonio entre Aries y Escorpio funcionan son aquellos en los que éste último logra sortear los conflictos y conectar emocionalmente con Aries a un nivel profundo. El problema es que esto no sucede muy a menudo, dado que Aries no parece querer involucrarse seriamente con alguien que tiene ideas y valores tan distintos.

Aries y Sagitario

La historia de amor entre Aries y Sagitario podría compararse con las comedias románticas que nos llegan desde Hollywood. Dos signos aventureros, a los que les apasiona hacer cosas excitantes juntos, y que lo pasan tan bien con sus locos planes que al final no tienen más remedio que caer rendidos al otro irremisiblemente, por mucho que pretendan resistirse. Y es que cuando descubres en el otro tu compañero ideal en la vida, ya no puedes imaginarla en solitario.

Su conexión es similar en el sexo, donde trasladan muchas de sus fantasías más atrevidas. Algunos de los recuerdos que los unen son a raíz de experiencias intensas de tipo sexual, y no será extraño que esta pareja investigue todo tipo de encuentros audaces, ya sea involucrando a otras personas o teniendo sexo en lugares prohibidos o poco comunes.

Al cabo de un tiempo esta pareja comenzará a plantearse las relaciones a largo plazo y el matrimonio. El motivo está claro,  pronto toman conciencia de que les resultará muy complicado encontrar a alguien con quien compartan tal nivel de sintonía en todos los ámbitos, y cuando se imaginan envejeciendo junto a esa persona, un sentimiento de felicidad les invade. Lo mejor de todo es que, en un buen número de casos, esta fantasía se cumple, ya que las parejas de Aries y Sagitario parecen inmunes a la rutina y el aburrimiento y son una de las más exitosas entre todas las combinaciones posibles.

Aries y Capricornio

Aries y Capricornio  reaccionan de forma muy diferente ante cualquier estímulo, y no es diferente en el amor. Aries es más proclive al riesgo que Capricornio, que se encuentra más cómodo en un entorno seguro y sabiendo el terreno que pisa. De ahí que cuando forman una pareja las fricciones acerca de como abordar cada asunto no tardan en aparecer. Su relación es más cordial cuando no tienen un grado de implicación tan alto, pero una relación sentimental tiende a evolucionar hacia un proyecto de vida en común, y es ahí donde cada uno entiende las cosas a su manera.

En lo que se refiere al sexo no es muy distinto de su disparidad en otros ámbitos. Una vez más sus planteamientos vitales se hacen patentes , con Aries que tiene preferencia por un tipo de actividad sexual más improvisada y casual y Capricornio que se inclina más por planearlo todo. Esto hace que dependiendo de qué tendencia sea la más frecuente, haya uno de ellos que no disfrute tanto como el otro.

Esta dinámica se repite en casi cualquier aspecto de su relación, que se convierte en un toma y daca sobre el modo en el que deberían hacerse las cosas. Las relaciones a largo plazo y el matrimonio entre ellos solo podrán tener éxito si abandonan ese pulso permanente y llegan a acuerdos, ya que de otro modo se convertirán en una de esas parejas que se pasan el día discutiendo por cualquier nimiedad.

Aries y Acuario

Para que Aries y Acuario  conecten en el amor no hace falta demasiado, ya que  tienen bastantes cosas en común, pero algo muy distinto es lo que ocurre a la hora de expresar esos sentimientos. Si bien los dos tienen un trato extrovertido y alegre, cuando las cosas se ponen románticas o serias  Aries echa en falta que Acuario sea más expresivo a la hora de mostrar afecto.

Aries sabe que forman una buena pareja y esa frialdad le desconcierta, aunque en lugar de marcharse, tiende a luchar más para lograr que su unión se fortalezca. A veces puede montar en cólera y echarle en cara su falta de sensibilidad, pero en el fondo sabe que no es un tema de sentimientos, sino de la dificultad de Acuario para expresarlos.

Como a los dos les gustan las situaciones excitantes en el sexo, en este terreno se encuentran muy cómodos juntos. Acuario se encuentra cómodo en un tipo de sexo lúdico, y Aries está en la misma onda, aunque éste último echa en falta que Acuario pudiera utilizar las relaciones íntimas como vía para conectar emocionalmente. En cualquier caso el dormitorio es un lugar donde lo pasan bien y no hay grandes problemas entre ellos.

Con un gusto en común por vivir la vida de forma alegre e intensa, las relaciones a largo plazo y el matrimonio se presentan ante ellos como una aventura excitante que compartir. Aries debe de olvidarse de sus desajustes emocionales y no hacer de ello un problema insuperable, ya que éste es el único modo en que Acuario terminará por abrirse por completo. Si los dos se centran en las experiencias positivas que viven juntos y no se obsesionan con los problemas que surjan en el camino, esta pareja puede ser muy exitosa.

Aries y Piscis

La probabilidad de que un Aries y un Piscis construyan una historia de amor lo bastante sólida como para sobrevivir a sus diferencias es muy reducida. Pueden sentirse atraídos en un primer momento, ya que precisamente por ser tan opuestos se llaman la atención, pero una cosa es que alguien totalmente distinto despierte tu atención y otra tener que lidiar cada día con quien piensa y actúa de manera contraria a como tú lo haces. Por más que se empeñen en mantener viva la ensoñación del amor, la cruda realidad terminará por abrirles los ojos.

Tampoco puede decirse que el sexo entre ellos sea una experiencia mágica, así que ni siquiera en este sentido van a verse impulsados a luchar por su relación. Con las dificultades que estos dos tienen para entenderse fuera del dormitorio sería muy optimista pensar que en la cama van a abrirse totalmente. El resultado es que aunque su voluntad de satisfacerse mutuamente es buena, nunca llegan a sentirse lo bastante cercanos como para contarse lo que les gusta en realidad.

Con enfrentamientos frecuentes que deterioran la convivencia y un resentimiento cada vez mayor por sentirse ambos heridos e incomprendidos no se puede pretender que exista una expectativa razonable de final feliz para las  relaciones a largo plazo y el  matrimonio.